Derechos asertivos

 

bubble-370286_640Sí, tienes derecho a ser asertivo y existen unos derechos asertivos que puede que no conozcas pero que todos poseemos, aunque muchas veces lo olvidamos. Los derechos asertivos sirven, entre otras cosas, para recordarnos que estamos a la misma altura que los demás, que nuestras necesidades y nuestros deseos son igual de válidos que los del resto, que podemos decir lo que sentimos o pensamos sin sentirnos culpables…

Antes de enumerar y comentar cada uno de los derechos asertivos, recordemos qué es la asertividad: se trata de la capacidad que nos permite exponer y argumentar cualquier cosa que pensemos, sintamos, queramos o necesitemos de una manera idónea y respetuosa con los derechos y las necesidades de los demás.

Y ahora sí, veamos cuáles son los derechos asertivos:

– Tienes derecho a un trato justo y a que no se aprovechen de ti, a ser tratado con dignidad y respeto; y si sientes que no lo están haciendo, tienes derecho a quejarte por ello.

– Tienes derecho a pedir ayuda.

– Tienes derecho a exponer tus necesidades, tus sentimientos, tus preocupaciones, tus deseos

– Tienes derecho a decir NO y no sentirte mal por ello.

– Tienes derecho a cambiar de opinión y no por ello sentir que estás traicionando a alguien o a ti mismo: cambiar de opinión es ser flexible, es adaptación, evolución.

-Tienes derecho a equivocarte y a ¡NO sentirte mal por ello! Los errores son parte del aprendizaje. ¿Te has equivocado? Pues toma nota y sigue adelante.

– Tienes derecho a sentirte bien contigo mismo.

– Tienes derecho a estar solo cuando te apetezca: ¿cuántas veces has quedado con alguien sin que te apeteciera realmente?

– Tienes derecho a no justificarte: ¿te apetece dar explicaciones de por qué haces esto o lo otro? Si no es así, no lo hagas, tú decides a quién y cuándo das esas explicaciones.

– Tienes derecho a no responsabilizarte de los problemas de los demás: a veces nos cuentan problemas y hacemos nuestros esos problemas, con la idea de que es nuestra responsabilidad encontrar una solución.

– Tienes derecho a hacer menos de lo que eres capaz de hacer: sí, claro que puedes hacer más, pero de vez en cuando hay que parar, no siempre puedes rendir al máximo.

– Tienes derecho a decidir qué hacer con tu cuerpo, tu tiempo… siempre, claro está, que no se violen los derechos de otras personas.

Y, por supuesto…, tienes derecho a ser feliz: algo tan evidente pero que muchas veces olvidamos, y es que tienes derecho a quererte, a pensar en ti, a reír y a llorar si lo necesitas, y por supuesto también tienes derecho a que te quieran, a que te cuiden, a que te comprendan, a que te ayuden

Probablemente la mayoría de estos derechos o todos ellos te han sonado muy obvios, pero piensa si en tu día a día los tienes en cuenta, si ejerces tus derechos asertivos y si respetas los de los demás. Y recuerda que «si sacrificamos nuestros derechos con frecuencia, estamos enseñando a los demás a aprovecharse de nosotros» (P. Jakubowski).

 

 

2 Respuestas

  1. Yamilex Piñero Gutierrez

    Que bueno haber leído algo sobre mis derechos ..Mil gracias por la publicación, me cuesta mucho tomar desiciones porque siento que hiero a otros.

    • Mar Jiménez
      Mar Jiménez

      Gracias a ti por tu comentario Yamilex,

      Después de leer sobres tus derechos asertivos, ¿cuál va a ser el siguiente paso? 😉

      Un saludo

Dejar una opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.