¿Cuándo acudir al psicólogo?

A lo largo de la vida vivimos situaciones que nos causan malestar. La mayoría de ellas se superan o se aprende a vivir con ellas. Sin embargo, en ocasiones no logramos superarlas o con el tiempo reaparecen. Es el caso, por ejemplo, de duelos no superados o de una ansiedad que se manifiesta después de una época complicada cuando creemos que ya estamos más calmados y no entendemos por qué nos sentimos así precisamente en ese momento. En estos casos, pensamos que no tenemos las herramientas necesarias para salir de la situación y/o nos sentimos desbordados. Además, nuestro estado repercute negativamente en nuestra vida social, laboral y/o familiar, y podemos tener pensamientos intrusos recurrentes que nos creen malestar, encontrarnos en un estado de nerviosismo que no mejora, etc. En situaciones como estas cabe plantearse la posibilidad de acudir a un profesional que nos ayude a entender qué nos ocurre y cómo podríamos solucionarlo.

 

Lo que le cuente al psicólogo… ¿es confidencial?, ¿me juzgará por ello?

Una de las obligaciones del psicólogo es mantener la confidencialidad del paciente y en ningún caso se harán juicios de valor. En la terapia no se trata de juzgar a nadie sino de valorar cuál es la problemática y cuál es la mejor opción para resolverla.

 

¿Hay diferencias entre un psicólogo clínico y un psiquiatra?

Los psicólogos clínicos son licenciados en Psicología y consideran que los problemas de salud mental tienen origen psicológico. Los psicólogos no pueden recetar medicación y tratan diferentes trastornos mentales a partir de diferentes técnicas y recursos para reestructurar conductas o creencias disfuncionales, teniendo en cuenta además la situación socioemocional del paciente.

Los psiquiatras son licenciados en Medicina y tratan problemas de salud mental teniendo en cuenta aspectos fisiológicos. Normalmente tratan casos de trastornos más severos en los que se necesita medicación. La mayoría de tratamientos psiquiátricos implican seguir un tratamiento farmacológico y en algunos de ellos se combina con tratamiento psicológico.

 

¿Cuánto tiempo dura la terapia?

La duración de la terapia depende del caso y del tipo de paciente. Cada paciente es único y cada uno tiene su propio ritmo. Cuando hables con tu psicólogo en la primera visita, podéis hablar de la duración aproximada según sea tu caso. Por otro lado, la terapia consta de dos partes: las visitas en consulta y las tareas que se proponen para realizar en casa. Es importante que haya implicación del paciente y que comente cualquier duda o dificultad con el psicólogo para ir adaptando la terapia a sus necesidades.

 

¿Cómo elegir el psicólogo?

Una vez que hemos decidido ir al psicólogo… ¿cómo saber cuál escoger?

A continuación te ofrecemos algunas orientaciones que pueden ayudarte en la elección:

  • Debe ser licenciado o graduado en Psicología. Aunque este punto parezca una obviedad, no todo el mundo que abre una consulta posee el título de Psicología. Por ello es importante saber que el psicólogo al que acudimos está cualificado y tiene la formación imprescindible para atendernos con garantías.
  • Es importante saber si está colegiado. El hecho de estar colegiado implica que el profesional cumple un código deontológico, que ha realizado la formación correspondiente y que su ejercicio de la profesión está regulado por el Colegio de Psicólogos. En este enlace puedes consultar el directorio del Colegio Oficial de Psicología de Cataluña.
  • Pide referencias del profesional. Pregunta a personas de confianza que hayan asistido a terapia y les haya funcionado o a tu médico de confianza. Si no conoces a nadie que te pueda asesorar, puedes buscar en internet, ver qué tipos de terapias realizan diferentes profesionales y pensar cuáles son los que más se acercan a tus expectativas. Si el psicólogo tiene web puedes obtener una primera idea de su manera de trabajar y de los problemas que trata. Cuando te pongas en contacto con el profesional para solicitar una visita pregunta todas tus dudas (suele ir bien hacerse una lista, no te preocupes si la lista te parece demasiado larga o con preguntas “poco importantes”: debes preguntar todo lo que necesites) y podrás tener una primera impresión sobre cómo realiza su trabajo y en qué áreas trabaja.

¿Qué puedo esperar de un psicólogo?

La función del psicólogo no es dar consejos (un psicólogo no es un amigo), o decir cómo debes llevar tu vida, sino proporcionarte herramientas o técnicas que te ayuden a superar una situación a partir de la información que tú le facilites. Para el buen funcionamiento de la terapia debe existir un vínculo terapéutico basado en la empatía, la confianza mutua, el compromiso por ambas partes, la confidencialidad y la ausencia de juicios por parte del psicólogo.

 

2 Respuestas

  1. Me ha gustado mucho este apartado de tu web, pues creo que a través de él (también del resto) transmites confianza y profesionalidad, lo cual es de agradecer. Un saludo y gracias por resolver ya de antemano esas dudas que a cualquiera nos podrían surgir.

    • Mar Jiménez
      Mar Jiménez

      Considero importante que la persona que elijamos como psicólogo/a nos genere confianza y nos inspire profesionalidad, me alegro de haber transmitido esos valores. Muchas gracias por tu comentario, Alicia,
      Un saludo

Dejar una opinión