Parálisis del sueño

publicado en: ¿Sabías que...? | 4

parálisis del sueño

Estás durmiendo, te despiertas repentinamente pero tu cuerpo está inmóvil, haces grandes esfuerzos por moverte e incluso por hablar para pedir ayuda, pero no puedes, sientes un gran agobio y te invade el miedo, ¿qué está pasando?, ¿por qué ocurre esto?

Es lo que se conoce como “parálisis del sueño”, un trastorno que se produce en ese momento en el que estás entre el sueño y la vigilia. La persona que se encuentra en esa situación está realmente despierta en cuanto a conciencia y pensamiento pero no lo está físicamente. En este estado, la persona puede abrir los ojos pero no puede mover el cuerpo, ya que los músculos están paralizados. El hecho de querer moverse y hablar sin éxito genera mucha ansiedad e incluso pánico. La sensación de la persona que está sufriendo esa parálisis del sueño es que dura una eternidad aunque en realidad dura unos pocos minutos.

Este tipo de trastorno afecta generalmente a personas que padecen narcolepsia, aunque todos podemos experimentarlo.

 

  •  ¿Por qué ocurre?

La parálisis del sueño se produce cuando la persona se despierta antes de que finalice la fase REM del sueño: nuestra mente se despierta pero al cuerpo aún no le ha dado tiempo a recuperar su movilidad.

La razón por la que el cuerpo está inmóvil es porque durante esta fase en la que solemos soñar el cerebro libera unas hormonas que hacen que se produzca lo que se conoce como “atonía muscular”, es decir, que se inhiba toda la actividad de los músculos de nuestro cuerpo (menos el diafragma y los músculos de los ojos), cosa que ocurre para evitar que nos hagamos daño al recrear los movimientos que estamos realizando en el sueño.

Por esta razón, y como mecanismo de defensa, se produce la parálisis en el cuerpo.

Aunque no es un trastorno grave ni dañino, sí que es bastante desagradable y agobiante ya que los síntomas lo son: dificultad para respirar debido a la parálisis muscular, miedo, confusión, incapacidad de moverse y a veces incluso alucinaciones visuales o auditivas, debido a que aún podemos tener imágenes del sueño y mezclamos el sueño con la realidad.

 

  •  ¿Qué podemos hacer?

– Intenta no dormir boca arriba, ya que la mayoría de los episodios de parálisis del sueño se producen cuando la persona duerme en esta postura.

– A veces cuando estamos en ese estado dirigimos todas nuestras fuerzas a conseguir movernos, pero es mejor no hacerlo, porque si recuperamos la movilidad en ese momento y estamos haciendo mucha fuerza, el brazo (o la pierna, o la parte del cuerpo en la que estemos aplicando la fuerza) puede hacer un movimiento demasiado brusco y podemos hacernos daño. Es mejor que intentes relajarte, respirar tranquilamente y ser consciente de que es un estado pasajero y que en pocos minutos saldrás de él.

Durante el día, practica técnicas de relajación o meditación, pues esto facilitará que el cerebro funcione de manera eficaz también durante la noche.

– Intenta hacer ejercicio con regularidad, pero no cuando se acerque la hora de irte a dormir.

Identifica los factores desencadenantes.

– Mantén un patrón regular de sueño.

– Si estos episodios se convierten en algo habitual, consulta con un profesional por si hubiera otros problemas relacionados.

 

A veces, solamente el hecho de saber que es algo que les pasa a algunas personas y que no es grave para la salud ayuda a que la ansiedad y el miedo disminuyan considerablemente. Por eso, si alguna vez sufres parálisis del sueño, recuerda que este estado dura unos minutos y que no te vas a quedar paralizado, que nadie te va atacar, que no te estás volviendo loco y que en breve se normalizará la situación y podrás hablar y moverte con normalidad.

4 Respuestas

  1. A mí hace tiempo que no me pasa, por suerte, pero realmente el agobio que se siente es horrible. Me ha encantado aprender sobre por qué pasa y cómo pasa. ¡Muchas gracias por otra entrada tan útil!

    • Mar Jiménez
      Mar Jiménez

      Alicia, me alegro de que te haya sido útil la entrada.
      Un saludo y gracias por tu comentario

  2. Sofia López

    Hace mucho tiempo que no me pasa, pero estuve mucho tiempo que me pasaba todas las noches, no sé si será psicológico pero una noche recè y no me pasó, así que todas las noches rezaba y nunca más me volvió a pasar. Recuerdo una tarde que dormía la siesta y claro no me acorde de rezar y me pasó, estaba sentada en los pies de mi cama frente a la puerta de mi habitación y veía a mi perro corriendo a cámara lenta hacia mí pero me veía y volvía a correr al sentido contrario y otra vez volvía, y sentía un pitido en los oídos, yo intentaba despertarme como siempre pero no podía. Me han dicho que es tu alma que se despega del cuerpo. Crees en algo así?
    Me encanta tu página, un saludo.

    • Mar Jiménez
      Mar Jiménez

      Hola Sofía,
      He oído sobre teorías que exponen lo que tú comentas en relación a que el alma se despega del cuerpo, pero me falta información y desconozco sus bases, por ello no puedo dar una opinión sólida respecto a ella.
      La información que yo tengo y a partir de la cual realizo mi trabajo en este tema es la que comentaba en el post y que se basa en el principio de que nos despertamos antes de que finalice la fase REM del sueño, y por eso al cuerpo no le ha dado tiempo a recuperar su movilidad.
      Me alegro de que te encante mi página 😉
      Un saludo.

Dejar una opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.